En curso segunda fase de proyecto de restauración ecológica de Reserva Nacional Nonguén

74
  • El proyecto es liderado por el Dr. Cristián Echeverría, Director del Laboratorio de Ecología del Paisaje (LEP) de la Universidad de Concepción, e investigador asociado de CESIEP.

 

(Fuente: El Mercurio). El Laboratorio de Ecología del Paisaje (LEP) de la Universidad de Concepción, en convenio con CONAF Región del BioBío y TRANSELEC, se encuentran desarrollando la segunda etapa del proyecto de restauración ecológica de la Reserva Nacional Nonguén, en la provincia de Concepción.

Esta fase, que se extenderá hasta 2019, contempla el monitoreo de indicadores, actualización del inventario de plantas nativas y la plantación de 100 ejemplares de copihue, junto a otras 8.000 plantas nativas, como roble, quillay, peumo, olivillo, murta, coihue, raulí y laurel. Todo esto en concordancia con la composición y estructura del ecosistema nativo de referencia.

El Dr. Cristian Echeverría, académico de la Facultad de Ciencias Forestales de la UdeC, es el encargado de este proyecto, cuyo propósito es recuperar los atributos ecológicos que se han dañado o destruido en el ecosistema producto de la intervención de terceros, ya sea por deforestación, incendios forestales, urbanización y la consiguiente invasión de especies exóticas como pino y aromo.

Como explica el Dr. Echeverría, los objetivos a largo plazo de este proyecto de restauración ecológica incluyen reducir el grado de fragmentación de los bosques naturales, reducir el área de ocupación de especies invasoras y recuperar el hábitat de especies de flora y fauna de la zona costera, así como los atributos ecológicos clave para la provisión de servicios ecosistémicos hídricos como calidad y cantidad de agua.

En septiembre pasado, el proyecto se adjudicó el Fondo de Investigación Científica del Bosque Nativo de CONAF, aumentando en tres hectáreas, las cuatro que ya se encontraban en reparación desde 2011. Se trata de una iniciativa pionera en la Región del Biobío, pues como comenta el profesor, “cuando iniciamos hace siete años sólo teníamos los conocimientos teóricos de la restauración ecológica”. Hoy en cambio, al contar con resultados de los estudios y de las plantaciones, el proyecto se ha convertido en una Unidad Experimental de Restauración Ecológica, que busca convertir la Reserva Nonguén en parque nacional. Con dicho propósito en mente, se siguen estándares internacionales para la recuperación de los atributos clave perdidos por el ecosistema original, para lo que cuentan con certificación internacional de la Society of Ecological Restoration.

Esta Unidad Experimental ha sido una plataforma para alumnos de pre y postgrado pues se ha puesto especial atención en incluirles como parte de su formación académico desde el inicio del proyecto. Del mismo modo, estos estudios han propiciado la realización de cursos a nivel profesional dirigidos a estudiantes nacionales y extranjeros.

Por esta razón, el Dr. Echeverría, destaca la formación que reciben los estudiantes UdeC en el área de la restauración ecológica, que les permite realizar investigaciones y trabajar en proyectos que les proporcionan el conocimiento que luego es llevado a la práctica. Para la Facultad de Ciencias Forestales ha sido trascendental esta iniciativa ya que alumnos de diversas carreras como Biotecnología, Ingeniería Forestal e Ingeniería en Conservación de Recursos Naturales se han interesado por participar del proyecto, que ha servido incluso como plataforma laboral para algunos de ellos.

Para la Universidad en tanto, ha sido un referente en términos de cómo llevar a cabo los proyectos de restauración ecológica. A través de capacitaciones se ha ido demostrando a diferentes sectores, no sólo a especialistas sino también a personas vinculadas con el gobierno, la importancia de recuperar las especies nativas que se han perdido en el sector.

Por lo mismo, el Dr. Echeverría proyecta la consolidación de esta Unidad Experimental, de manera que “tengamos un área que muestre todo el gradiente de transformación desde qué es lo más destruido hasta lo que está recuperado. También que dentro de la unidad podamos expandir más superficies para lograr ciertos objetivos que nos planteamos. Uno de ellos fue disminuir la fragmentación del bosque nativo que está dentro de la reserva producto de las intervenciones históricas de deforestación e incendios, lo que provocó que partes del bosque se separaran. Lo que queremos nosotros es justamente volver a unir”.

“Los bosques proveen diferentes servicios ecosistémicos: agua, aire limpio, control de plagas, control de erosión, regulación del clima. Todo eso brinda bienestar a las personas, lo que estamos haciendo es que el ecosistema funcione y que se desarrollen todos estos ciclos biogeoquímicos, hidrológicos, para que empecemos a ver agua limpia y otros servicios. Eso es importante, no sólo la restauración con fines ecológicos, sino también con fines sociales, humanos y culturales”, enfatiza el académico UdeC.

Fuente: El Mercurio