Investigador de CESIEP cuenta su experiencia en el Centro de Investigación, Economía y Desarrollo Agroalimentario de la Universidad Politécnica de Cataluña

Proyecto que aprovecha las aguas lluvias para combatir la escasez de agua ganó el Concurso #TodosSomosMedioambiente
1 Agosto, 2017
  • Cuatro meses duró la estadía de Roberto Jara en el CREDA de Barcelona. El profesor del Departamento de Economía Agraria de la Universidad de Talca e investigador asociado de Núcleo CESIEP estuvo trabajando en el desarrollo de su proyecto FONDECYT regular que busca analizar el impacto de la asistencia técnica de pequeños agricultores en adopción de tecnologías e incrementos en productividad.

El investigador de CESIEP, Roberto Jara, viajó en abril de este año a Barcelona para profundizar los vínculos, en el marco científico y académico, con el Centro de Investigación en Economía y Desarrollo Agroalimentario (CREDA) de la Universidad Politécnica de Cataluña, España. Además, dictó un seminario de investigación enfocado a profesores y alumnos de postgrado de la UPC, sobre evaluación de impacto del programa de recuperación de suelos del gobierno chileno.

Durante su estadía estuvo trabajando directamente con el director del CREDA, el doctor José María Gil, para su proyecto FONDECYT regular, que busca analizar el impacto de la asistencia técnica de pequeños agricultores (asesorados por INDAP) en la adopción de tecnologías e incrementos en productividad. “Los resultados de esta investigación servirán para orientar las nuevas políticas agrícolas que ayudan al Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP) para evaluar los servicios de consultores externos-privada que proveen tecnologías para incrementar la productividad”. Algo muy importante pues el Gobierno de Chile asigna recursos considerables para proporcionar asistencia técnica a las pequeñas explotaciones, “ya que el crecimiento de la productividad en la agricultura es un factor crucial para mantener el estilo de vida y el bienestar de los agricultores”, explica Jara. “Específicamente, el Dr. Gil está colaborando en las metodologías para implementar talleres iniciales que trabajaremos con agricultores INDAP”.

Esta investigación busca contribuir con evidencia empírica acerca de los efectos de la heterogeneidad de la asistencia técnica sobre la adopción de tecnología, y también respecto al aumento de la productividad y adopción de tecnología, “utilizando las últimas técnicas econométricas. Un aporte en este tema donde la literatura internacional es bastante escasa”.

Y como la idea es ir fortaleciendo la relación colaborativa con el CREDA, el próximo paso será la visita de José María Gil a Chile que vendrá a exponer en Octubre al 5to Congreso Regional de Economía Agraria – IAAE Interconference Symposium (International Association of Agricultural Economists) a realizarse en la Universidad de Talca, y donde se tocarán temas como Productividad agrícola, Cambio climático y Sustentabilidad y Gestión de Recursos Agrícolas. “El siguiente paso sería colaborar en dirección de tesis de postgrado de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad de Talca”, cuenta Jara.

CREDA: Agricultura y desarrollo sostenible

El interés de Jara en realizar esta estadía en el CREDA fue conocer cómo funciona este centro que, -impulsado por dos instituciones, la Universidad Politécnica de Cataluña y el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias del gobierno de Cataluña (IRTA)- organiza el sistema público catalán de investigación y desarrollo en el sector agroalimentario. “El CREDA coopera tanto con el sector público como con el privado, contribuye al desarrollo y la mejora de la competitividad de la agricultura y ganadería, a la modernización de sus estructuras, a una utilización más sostenible de los recursos naturales, a la potenciación del medio rural, y a comprender mejor las relaciones existentes entre sociedad y territorio”, explica.

Una de las líneas de investigación que más llamó la atención del investigador de CESIEP fue “Sostenibilidad, desarrollo rural y cooperación”. Aquí se abordan dos problemáticas: la coherencia de las políticas agrarias que se han desarrollado en diferentes países en relación con la propuesta campesina de “Soberanía Alimentaria”; y el impacto socioeconómico del cambio climático. Jara destaca el enfoque con que se realizan las investigaciones, “se estudia la agricultura como un sistema socioecológico complejo” y el análisis de políticas de desarrollo rural y de seguridad alimentaria a nivel nacional e internacional (países en vías de desarrollo). “Algunas de las tareas que se llevan a cabo incluyen el desarrollo de índices de soberanía alimentaria internacional; análisis basados en un enfoque de género sobre la transformación artesanal de alimentos; aportes en el ámbito de la adaptación al cambio climático por parte de las explotaciones agrarias y ganaderas de pequeña escala; exámenes del rol del conocimiento local y tradicional para garantizar la seguridad alimentaria en un contexto de cambio climático; así como investigaciones sobre estrategias de cooperación para el desarrollo”.