Cesiep presenta estudio inédito sobre áreas protegidas en Chile

401

Los autores aportaron una nueva mirada en la investigación sobre el impacto de las áreas protegidas en el mundo, diferenciando entre zonas pública y privadas a la hora de comparar áreas protegidas y no protegidas, lo que contribuye a mejorar el diseño y evaluación de las políticas públicas medioambientales relacionadas a conservación ambiental.

El impacto en conservación de las áreas protegidas (AP) es un tema de interés creciente en Chile, tanto para la comunidad como para las organizaciones especializadas. A esto hay que sumar que el sistema de protección en este país del cono sur es de los más antiguos de América Latina.

La investigación convencional relacionada al impacto de las AP se ha basado en estimaciones indirectas, distinguiendo entre las áreas protegidas y las que no lo son. Sin embargo, poca atención se ha prestado al régimen de protección en sí.

Precisamente por este segundo enfoque apuesta el documento “Creando áreas protegidas en tierras públicas: ¿hay espacio para adicionar conservación?”, realizado por los investigadores de CESIEP-Centro para el Impacto Socioeconómico de las Políticas Ambientales, Rodrigo Arriagada, Cristian Echeverría, y Danisa Moya. Ellos se convierten en los primeros en Chile en afirmar que el modo en que se asigne la conservación deriva en beneficios para unas AP u otras. Esto afecta, entre otros, a la productividad y la accesibilidad.

El estudio, publicado en la revista PLOS ONE, responde a la siguiente pregunta: ¿cuál fue el impacto de las AP en la deforestación ocurrida entre 1986 y 2011? Y, en concreto, ¿cómo varían las estimaciones cuando los cálculos se focalizan sólo en las tierras públicas como unidad de control? Así, muestra que la localización de las tierras protegidas y las no protegidas conlleva diferencias significativas. Para extraer los datos, los investigadores no usaron las técnicas tradicionales, sino que distinguieron entre las tierras no protegidas privadas de las públicas. Al final, encontraron que las tierras protegidas evitan la deforestación cuando éstas son compradas con áreas privadas no protegidas, lo que no ocurre cuando la comparación utiliza áreas no protegidas que son terrenos públicos.

El trabajo de Arriagada, Echeverría y Moya es un hito en la investigación del impacto de las políticas ambientales, cuyo conocimiento es fundamental para los tomadores de decisión y a los administradores de las AP.

 

Consulta el documento Creating Protected Areas on Public Lands: Is There Room for Additional Conservation?.