El comportamiento individual se posiciona en el centro del debate

410

La investigación de Engler explora el capital social, los factores ambientales e intrínsecos de la personalidad del ser humano para explicar las decisiones que toman productores para adaptarse al contexto que están viviendo. Por ejemplo, el cambio climático, cambios en el mercado obligan a ajustar el sistema de producción y comercialización. Todo ello implica decisiones que son necesarias de entender si queremos apoyar estos ajustes.

Alejandra Engler, investigadora alterna de CESIEP-Centro para el Impacto Socioeconómico de las Políticas Ambientales, asume como linea de investigación estudiar el comportamiento de los agentes productivos en función de las decisiones que toman. En concreto, respecto a la adopción de tecnologías, las prácticas de producción, las inversiones en el predio y el uso de incentivos facilitados por el estado.

“Las decisiones dependen de factores intrínsecos y ambientales”, señaló Engler. La especialista agregó que, entre los factores ambientales más relevantes, se sitúan la disponibilidad del la tecnología su rentabilidad y el riesgo implicado.

Por su parte, los intrínsecos se refieren al mundo interior de la persona, su personalidad, actitudes, capacidades o presión que ejercen los que le rodean, quienes juzgan lo que es o no es correcto. Es habitual abordar este tema a partir de la teoría del comportamiento planificado, que asume que la intención de tomar una cierta decisión depende de las actitudes del individuo según el beneficio o el daño. Asimismo, no deben olvidarse las normas subjetivas, lo que los otros esperan de uno mismo, y su percepción sobre la capacidad de implementar la decisión.

En la investigación de Alejandra Engler, un concepto clave es el de capital social, que abarca el cumplimiento de las normas, la confianza y la participación en redes e productores. Los dos primeros apuntan fortalecer la posibilidad de un trabajo colectivo, mientras que el último permite aumentar el acceso a información y discriminar la información que les resulta valiosa.

Es en este punto donde Engler lanza la pregunta: ¿cómo mejorar el capital social? La respuesta apunta a instituciones que fomenten actividades grupales más que a productores en forma individual. De hecho, los estudios que ha realizado indican que el capital social tiene un impacto relevante en explicar la adopción de riego tecnificado “Incluso hemos concluido que estos elementos están interconectados. No solo actúan en forma independiente en la toma de decisiones, sino que, por ejemplo, la confianza incide en las redes a distintos niveles. Vale decir, los componentes de capital social conforman un circulo virtuoso entre ellos”, puntualizó.

Aún existe mucho que aprender sobre el comportamiento. “Esto es solo un componente más en la complejidad de las decisiones. Nuestros siguientes pasos incorporarán nuevos enfoques para explicar la toma de decisiones y llegar a diseñar un modelo que junte los diferentes elementos que definen al individuo, para así lograr una explicación integral de su comportamiento”, concluyó.

Alejandra Engler trabaja en el Departamento de Economía Agraria de la Universidad de Talca desde el 2007. En 2002 obtuvo el grado de doctora en Agricultura y Recursos Económicos en Colorado State University, (Estados Unidos), bajo la tutela del Doctor Dana Hoag. Su vida profesional comenzó en 1993 en la Universiad del Bío Bío, donde de desempeñó como docente hasta 2005, antes de incorporarse como investigadora asociada al Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA).